img
Etiqueta: jazz
La música del cosmos
img
Eduardo Roldán | 18-03-2017 | 16:08 |0

¿Es posible armonizar a Albert Einstein con John Coltrane? Tal es el reto, tan fascinante como atrevido, que plantea el Dr. Stephon Alexander en El jazz de la física: demostrar el carácter musical de las estructuras cósmicas. Alexander, físico teórico y saxofonista aficionado (pero como todo aficionado que se precie, el tiempo invertido en su afición le ha llevado a alcanzar un nivel que ya quisieran muchos profesionales de carné), sabedor de la extrañeza que tal empresa probablemente cause a quien se acerque al texto, decide imbricar la búsqueda científica con su biografía, sin regatear las dudas vocacionales, los caminos tomados en falso ni las frustraciones académicas; tampoco los logros, las alegrías súbitas por un hallazgo inesperado o por la constatación de una hipótesis remota. El retrato que de él se desprende es el de un hombre muy curioso —requisito obligado en un investigador—, osado —prefiere recibir un pescozón correctivo de una de las vacas sagradas que le dirigen las investigaciones a quedarse callado si se le ocurre una idea que considera sugestiva— y agradecido: los de ‘ídolo’ y ‘héroe’ son términos que se repiten a lo largo de

Ver Post
Jazz en negro sobre blanco
img
Eduardo Roldán | 04-02-2017 | 19:47 |0

La relación entre literatura y jazz ha sido por lo general una relación cosmética en la que la primera se ha valido del segundo para aromarse de prestigio o enmarcar el lienzo narrativo, pero no adoptado en la manera de ejercerse, en gran parte porque es imposible, el rasgo fundamental que distingue al jazz: la improvisación. El ejercicio literario más próximo a la esencia del jazz sería la llamada escritura automática, la cual difícilmente puede sostenerse más allá de unos pocos versos, y que cuando aplicada en prosa suele tener una función, la de dejar que manen notas del inconsciente para luego seleccionarlas y corregirlas y así apilar una base desde la que comenzar, pero rara vez valen como texto definitivo, aun los ocasionales hallazgos; la obra no suele quedar orgánica, entera, y desde luego no pulida. En verso Breton y los surrealistas fueron quienes más insistieron en la técnica, y en prosa quizá Jack Kerouac, aunque tampoco puede hablarse en sentido estricto de escritura automática: el que el famoso rollo de ‘En el camino’ no presente enmiendas no significa que se haya escrito del tirón, en un trance, sino que el autor se ha obligado a no

Ver Post
Universijazz 2016
img
Eduardo Roldán | 17-07-2016 | 10:15 |0

Panteísmo sonoro             —martes 12

 

Recién cumplidos los 80 se presenta Hermeto Pascoal en Valladolid para hacer arrancar la edición 2016 de Universijazz. La barba más blanca, menos tupida, igual de rebelde; también el entusiasmo y la curiosidad siguen intactos. Si alguien dijo de Mozart que la música era su lenguaje materno, de Pascoal cabe decir, por emplear otro tópico no menos manido, que es el aire que respira. Solo que tampoco es un tópico, pues la apertura de Pascoal al infinito mundo de los sonidos no descansa, es una antena en perpetuo parpadeo, un gran agujero negro —o albino— dispuesto a recibir y hacer uso de cualquier sonido que el azar y la naturaleza tengan a bien presentarle. A su propuesta musical le ha dado el nombre de <, y si aquí volvemos, al menos de entrada, a incurrir en otro tópico —la música como lenguaje universal—, tampoco en este caso el tópico es tal, pues que < trasciende en la música de Pascoal el sentido geográfico que se le suele dar a la expresión. La música de HP es universal no por la capacidad para emocionar por igual a un japonés que a un guatemalteco —esto lo puede conseguir tanto una seguiriya

Ver Post
La esponja insaciable
img
Eduardo Roldán | 25-06-2016 | 10:43 |0

Lo que diferencia a un artista es la voz. Algo que tiene relación con las manifestaciones más inmediatas, con los rasgos que de manera más directa se perciben —porque el arte es forma, escalpelo, tratamiento— pero que los trasciende: la voz es el núcleo de donde brotan los rasgos y a la vez el residuo de estos. Proust es la coma y la frase enroscada, desde luego, pero es otra cosa, un núcleo irreducible e irrepetible. Este es el test ácido para detectar cuándo nos hallamos ante una voz o ante un eco aplicado; si la —supuesta— voz puede replicarse sin pérdida, se trata de un eco, de un reflejo quizá voluntarioso pero pálido. Cuanto más intransferible la voz, más valor tiene y más difícil de clonar es. Por supuesto la voz, aun la más singular, no surge de la nada; la originalidad por generación espontánea no existe. No hay voz en la historia del arte que no fuera, durante su periodo de formación, una antena alerta, una linterna intuitiva, y aun más: que una vez formada apague la linterna. El artista no repudia los influjos sino que los abraza, y de igual forma que su voz se resiste a la clonación, se resiste también a la erosión: acepta el influjo, y

Ver Post
La rara belleza
img
Eduardo Roldán | 22-02-2016 | 10:50 |0

La anárquica bulimia de quien recién ha descubierto una pasión y se zambulle en ella presenta algunas pegas; no es la menor que el conocimiento se adquiere a tropezones, dejando por el camino lagunas que más tarde dificultarán el avance y casi con seguridad obliguen a retroceder. Pero tiene también una ventaja: que uno no carga con el lastre de los (pre)juicios ajenos. Simplemente se deja orientar por el azar y por ese otro azar interno que es la intuición, y lo que recibe lo recibe con igual avidez e igual distancia. Cierto, de este modo se puede encontrar con descubrimientos que no valen nada o muy poco, que si hubiera atendido a los juicios fundamentados se habría ahorrado unas buenas noches en vela, pero si da con algo que le llega, la revelación es mucho más medular, el deslumbramiento mucho más cegador y la fidelidad mucho más duradera.

El jazz es uno de los terrenos más propicios para el ejercicio de la pasión sin brújula. Al que se inicia en el jazz le caen nombres encima como ranas bíblicas, y así se ve forzado a discriminar si no se quiere ver ahogado en verde y babas. Si opta por adoptar un mentor en la distancia (un libro o diccionario con las

Ver Post
Talento sin edad
img
Eduardo Roldán | 15-11-2015 | 13:08 |0

El broche a esta edición de marcado carácter vocal lo pondrá, por vez primera, una voz femenina: la del fenómeno barcelonés Andrea Motis, quien con veinte años es ya una muy demandada presencia en los festivales de la Península y Europa, y aun más allá. Motis es el rostro más fresco y mediático del combo que colidera junto a Joan Chamorro, pero es este, mentor de aquella, multiinstrumentista y hombre cuya entrega musical alcanza unas cotas de generosidad infrecuentes —en él la formación ajena y la formación personal forman un todo inseparable—, el que orquesta el combo en el más amplio sentido, como un demiurgo que desde la retaguardia y al amparo de su contrabajo no dejase de equilibrar las distintas fuerzas que se despliegan ante él.

A quien no la haya escuchado, la voz de Andrea Motis —que dobla también a la trompeta y a los saxos soprano y alto— le remitirá quizá a la de la celebérrima Norah Jones: un punto nasal, con un delicado, quebradizo equilibrio entre acidez y calidez; posee por otro lado una articulación en inglés más que decente, asignatura esta con la que muchos cantantes españoles, en especial los de las bandas indie-rock, siguen

Ver Post
Ductilidad artística
img
Eduardo Roldán | 14-11-2015 | 11:45 |0

Desde el pasado abril la sombra de Billie Holiday no deja de alargarse por obra y gracia del olfato comercial de los productores de las casas discográficas, que saben bien que las efemérides fomentan las ventas aun sin tener el público un deseo real por adquirir el producto; casi se diría que la efeméride despierta un complejo de culpa que hace que el potencial comprador termine aflojando la guita. Con el centenario del nacimiento de Holiday el mercado se ha visto así inundado por una lluvia de discos-homenaje cuyo valor, por lo general, no hace ni remota justicia al arte de la inmortal vocalista; quizá solo el de Cassandra Wilson, con todas las salvedades que se quieran poner al ceniciento enfoque, y el realizado por el cantante que nos ocupa sean los dos que quepa rescatar del olvido futuro. En especial el de José James (‘Yesterday I had the blues: The music of Billie Holiday’). James ha tenido, primero, el buen sentido de aprovechar los recursos que Blue Note ha puesto a su disposición —prácticamente a demanda— con la elección de una sección rítmica difícilmente superable (que en Palencia no lo acompañará, pero cuyos sustitutos, en especial el

Ver Post
Swing al rojo
img
Eduardo Roldán | 13-11-2015 | 15:26 |0

Con treinta y un años y cuatro discos a su nombre, el inglés Anthony Strong se ha convertido en una de las voces —en el sentido literal y en el figurado— más demandadas en el panorama musical. Y decimos musical porque la propuesta de Strong ha alcanzado muchos oídos fuera de los del aficionado al jazz, para alegría de su casa de discos y —esperemos— también de su cuenta corriente. Se trata de una propuesta de planteamiento diáfano, frontal, que no sorprende ni lo pretende, cuyo único riesgo, pero en modo alguno riesgo menor, radica en la calidad de la ejecución. Armado con un piano y su garganta, acompañado por una sección rítmica y arropado por una orquesta de cuerdas y vientos de extensión variable (aunque en Palencia se presentará en formato de quinteto clásico), Anthony Strong se afilia a esa larga estirpe de vocalistas/instrumentistas que desde los felices veinte no ha dejado de ocupar, en islas más o menos extensas, un espacio en el espectro del jazz; una estirpe cuyo primer rey, que por obvio con frecuencia se omite, fue Louis Armstrong —Armstrong fue el primer rey en casi todo—, y que va desde Nat King Cole a Chet Baker o Jamie Cullum, es

Ver Post
Conexión góspel
img
Eduardo Roldán | 11-11-2015 | 14:55 |0

La formación simanqueña Good News (treinta y una mujeres entre sopranos, mezzos y contraltos, y veintitrés hombres entre tenores y bajos, dirigidos por Mario del Campo), con más de una década de travesía nacional e internacional, será la encargada de hacer arrancar la segunda edición del Festival de Jazz de Palencia con una propuesta que, si bien se espera caliente a los aficionados hasta la llegada del fin de semana, se halla lejana del estilo que da nombre al festival. En jazz es el aliento del solista, su idiosincrasia e incluso sus caprichos, el que determina el rumbo de la interpretación, pues el resto de los miembros han de estar alerta y responder sin pausa —también según su propia idiosincrasia—; incluso en las improvisaciones colectivas —digamos del Ascension de Coltrane, o las de la orquesta de Sun Ra o del Art Ensemble of Chicago— se deja un espacio pivotal, irrenunciable, para la expresión individual; en góspel el aliento es esencialmente comunal, el pálpito plural, y cada voz es antes parte de una voz superior, que es la que al final importa: en ambos estilos el precipitado es —o idealmente debería ser— mayor que la suma de las partes,

Ver Post
La leyenda que no cesa
img
Eduardo Roldán | 16-07-2015 | 13:55 |0

En su sexta acepción el diccionario de la RAE identifica leyenda con ídolo, y la define como ‘persona o cosa admirada con exaltación’. A la definición le falta solera, poso: le faltan las capas del tiempo. Una leyenda es un ídolo, sí, pero uno que lo viene siendo desde hace muchos años. Muerto Ornette Coleman, Lee Konitz es, junto a Sonny Rollins, quizá la única leyenda que hoy quede viva de la época dorada que forjó el jazz moderno tras la eclosión y vahído de las orquestas de swing. Con un rasgo que vuelve su caso si cabe más excepcional: el de no haberse conformado con mantener el aura de la leyenda tirando de oficio, sino que ha preferido arriesgarla con exploraciones más y más audaces —algunos dirían temerarias—, pero cuyo resultado no ha hecho sino acrecentarla. Una apuesta que le ha llevado a trabajar con los recién aterrizados que más despuntaban/despuntan, Mark Turner o Brad Mehldau en su momento o el Jeff Denson Trio en el presente curso, al que acompaña en su concierto de Valladolid. Y es preciso subrayar el verbo acompañar, porque las colaboraciones de Konitz con músicos a los que saca medio siglo de edad no adoptan nunca la habitual

Ver Post
Sobre el autor Eduardo Roldán
Columnas, reseñas, apuntes a vuelamáquina... El autor cree en el derecho al silencio y al sueño profundo.