img
Etiqueta: ciencia
La música del cosmos
img
Eduardo Roldán | 18-03-2017 | 16:08 |0

¿Es posible armonizar a Albert Einstein con John Coltrane? Tal es el reto, tan fascinante como atrevido, que plantea el Dr. Stephon Alexander en El jazz de la física: demostrar el carácter musical de las estructuras cósmicas. Alexander, físico teórico y saxofonista aficionado (pero como todo aficionado que se precie, el tiempo invertido en su afición le ha llevado a alcanzar un nivel que ya quisieran muchos profesionales de carné), sabedor de la extrañeza que tal empresa probablemente cause a quien se acerque al texto, decide imbricar la búsqueda científica con su biografía, sin regatear las dudas vocacionales, los caminos tomados en falso ni las frustraciones académicas; tampoco los logros, las alegrías súbitas por un hallazgo inesperado o por la constatación de una hipótesis remota. El retrato que de él se desprende es el de un hombre muy curioso —requisito obligado en un investigador—, osado —prefiere recibir un pescozón correctivo de una de las vacas sagradas que le dirigen las investigaciones a quedarse callado si se le ocurre una idea que considera sugestiva— y agradecido: los de ‘ídolo’ y ‘héroe’ son términos que se repiten a lo largo de

Ver Post
Proyecto Leonardo
img
Eduardo Roldán | 26-05-2016 | 14:06 |0

Una cuadrilla internacional de lumbreras, de campos tan varios como la arqueología, la historia o la medicina, se ha embarcado en una pesquisa febril con el propósito de sintetizar el perfil genético de Leonardo da Vinci antes del 2019, año de la conmemoración del 500 aniversario de su muerte. A la cuadrilla, como buenos fanáticos, no la detienen ni las cruces romanas de los camposantos donde están enterrados los familiares de Leonardo, cuyas tumbas profanan concienzuda y científicamente, ni los soportes en que el florentino dibujaba caballos o diseñaba ingenios voladores, que fatigan con rayos equis y otros inventos para ver si encuentran un resto de pelo, un resto de uña, un resto sin contaminar de lo que sea. ¿Y todo para qué? ¿Realmente la reconstrucción de su aspecto nos permitiría <, como han afirmado los promotores? Mejor harían en invertir todo el tiempo y el dinero en estudiar la obra torrencial de Leonardo, si es que en verdad quieren comprenderlo. No lo lograrían del todo, por supuesto, pero aun el fracaso les reportaría mayores satisfacciones íntimas que esta empresa absurda.

A mayores, lo que se pretende es aislar el gen de la genialidad, la

Ver Post
MARIO
img
Eduardo Roldán | 16-04-2015 | 16:59 |0

<, escribió el poeta de memoria prodigiosa, y yo mismo tengo unos versos que rezan: <. Pero cuando no es voluntario ni funciona como alivio natural y necesario de la marea de datos que cada día recibimos, el olvido ni es feliz ni la sensación resultante de pureza: uno no se siente limpio sino frustrado, como la marioneta de un titiritero caprichoso. Hasta que de a poco los olvidos se van sucediendo y acortándose, y la frustración dejando paso a la resignación y acaso, al cabo, a la indiferencia y al olvido del olvido: no se acuerda ya el enfermo de que se ha olvidado de algo porque tampoco recuerda que tenía algo que hacer o que decir. Es entonces que el hombre pierde en gran medida su condición de tal, y se interna en una suerte de estado consciente-vegetativo, sin respiración asistida ni inmovilidad absoluta pero sin capacidad para abrocharse los botones de la camisa.

Para que este tránsito al reino sepia y uniforme del olvido resulte menos traumático, se ha formado el proyecto MARIO. MARIO es/será un diligente, incansable y sumiso mayordomo hecho de metal y códigos informáticos, una suerte de Funes rodante y atento que irá proporcionando al enfermo puntualmente

Ver Post
Nanaya
img
Eduardo Roldán | 29-01-2015 | 19:14 |0

Parece que por fin se ha encontrado la brújula definitiva con la que recorrer el siempre proceloso territorio sentimental sin peligro de extraviarse. No se trata de un best-seller de psicología de aeropuerto ni de la última web de contactos patrocinada por Durex, nada de charlatanería aquí: se trata de un programa de algoritmos creado por un ingeniero de la NASA, y no ha habido revista de ciencia de renombre que no se haya hecho eco del invento. Tras formular una batería de preguntas tan numerosas como rápidas de responder, el programa Nanaya regurgita un gráfico con las probabilidades que tiene el encuestado de encontrar el amor en función del objetivo a alcanzar y el método a seguir. Todo dato influye, desde la nómina mensual —el que la tenga— hasta el color del pelo —también el que lo tenga—, desde el equipo de béisbol de la infancia hasta la marca de calzoncillos de la adultez.

No es de extrañar el éxito exponencial que se le augura a Nanaya. Vivimos en una sociedad que ha elevado la información a la categoría de dios. Tenemos una necesidad obsesiva de información, que corre paralela a la necesidad de seguridad y de abolir tanta incertidumbre como

Ver Post
Voyager 1
img
Eduardo Roldán | 18-10-2013 | 20:47 |0

Hace un  mes ya que la NASA confirmó el ingreso del Voyager 1 en el espacio interestelar, siendo así el primer objeto fabricado por el hombre que dice adiós al sufrido, generoso amparo del sol; ahora debe de andar, pulgada arriba pulgada abajo, a unos 1.888×1010 km. del astro rey. Cifras tan estratosféricas suponen siempre una ducha, no diré fría, pero sin duda fresca, de relativismo. Nos creemos algo, pero al final somos poco más que polvo de estrellas. Y estrellas hay tantas. El Voyager lleva 36 años alejándose de la Tierra, recopilando datos, haciendo cálculos, continuando una labor de mar en la arena hasta que alcance un punto en que la señal no llegue o las pilas se le agoten, lo que suceda antes, mártir que se sacrifica en favor de todos, pobre. Qué no habrá visto el Voyager. Uno mismo ronda su edad y lo más insólito que ha presenciado ha sido el cartón-piedra de Las Vegas. No es lo mismo.

Por si se diera el contacto con algún extraterrestre extraviado, en su interior la nave terrícola transporta un disco de oro con piezas de Bach, saludos de bienvenida en 55 idiomas, el sonido del viento, de un beso, fórmulas matemáticas, láminas de anatomía,

Ver Post
Fuga de cerebros
img
Eduardo Roldán | 27-12-2012 | 10:05 |0

No hablamos aquí de una comedia sin gracia y con una recaudación desproporcionada. Ojalá. Hablamos de una tragedia que día a día se cobra nuevas víctimas de la impotencia y el exilio. Víctimas en su mayoría jóvenes, a las que acusan sin motivos de no recaudar lo suficiente. Ya vemos cómo funciona el asunto: importamos las ideas más zafias del cine americano y dejamos que se nos escapen quienes mejores ideas tienen en el ámbito de la Ciencia. Entre otros lugares, a Estados Unidos. Resultaría irónico si no fuera tan triste. Larra dijo aquello de que escribir en España es llorar y Ramón y Cajal barrió para su campo la frase de don Mariano José y dijo que también investigar era llorar. Las cosas no han cambiado en dos siglos, si acaso para peor; escribir e investigar siguen siendo llorar en lo económico y ahora también en lo social. Ya hemos asesinado minuciosamente las Humanidades de los planes de estudio y ahora estamos asesinando la investigación de los planes de financiación pública. La labor del escritor y la del investigador se semejan en que son labores de tanteo y retracto, de ensayo y error y de final lejano. En puridad, ni una obra ni una

Ver Post
La Ciencia agónica
img
Eduardo Roldán | 29-03-2012 | 15:04 |0

La próxima aprobación de los Presupuestos Generales del Estado ha hecho que los científicos españoles, ese martirologio en sentido triple, alcen la voz en forma de carta abierta y digan aquí estamos, pero a lo peor en poco tiempo dejamos de estar todos si las cosas siguen como apuntan. Y es que apuntan muy mal. España lleva años dejando agonizar a sus mejores cerebros, y ahora la tijera presupuestaria tiene previsto otro tajo a la inversión en I+D y en la creación de plazas públicas de investigación (el total de plazas de nueva creación ofertado para este año alcanza la oronda cifra de cero; y tampoco se reponen las finiquitadas por jubilación). La razón omnipotente que la Administración esgrime es la misma que esgrime el empresario que da la patada al trabajador, solo que el empresario sí puede ser sincero y no tener otra alternativa y la Administración es sincera más bien poco. Porque cuando las ubres de la vaca económica rebosaban tampoco se diversificó la leche, destinándose solo a amasar cemento y hormigón a tutiplén, en contra de los consejos del Consejo y sobre todo del sentido común, que no es europeo sino universal. El que no lleguemos a

Ver Post
Dios, en partículas
img
Eduardo Roldán | 13-12-2011 | 19:13 |0

El mundo, pendiente de una partícula. El bosón de Higgs parece que llega, que ya está aquí, o casi. <> — nótese la ausencia de preposición —, según un par de Premios Nobel la bautizaron, ha de tener entre 116 y 130 GeV (gigaelectronvoltios) o entre 115 y 127. Tales resultados se han calificado de <>, pero aún no se ha podido aislar la partícula, ponerle el cepo-laboratorio al ratón-bosón. Parece que en torno a una masa de 125 puede estar la Rosetta que descifre el misterio del Modelo Estándar, el conjunto de reglas matemáticas que describe la interacción de todas las partículas conocidas del Universo. La primera duda — al menos la primera duda para el lego — inevitablemente es: ¿son todas las conocidas todas las que existen? Otras dudas de índole más metafísico y menos físico, menos práctico y más gratuito, dudas quizá también ignorantes, exceden los contornos de este párrafo apurado. Plantearé la primera que se me ocurre: ¿Aislar el bosón es descifrar a Dios, es decir el misterio del mundo? Y una vez aislado, qué.

Ver Post
Apuntes
img
Eduardo Roldán | 12-12-2011 | 19:33 |0

La incapacidad cerebral de comprenderse. Podemos comprender el órgano — llegar a comprender sus procesos biológicos con una cierta profundidad, la mecánica de su funcionamiento — pero no podemos comprender su esencia: ¿de dónde nace el subjetivismo? ¿De dónde nace el gusto? ¿Por qué el gusto cambia de repente, o por qué lentamente a lo largo del tiempo, o por qué se mantiene casi inalterable desde que tenemos conciencia hasta que nos morimos? ¿Por qué ciertos estímulos van sedimentando el ego y otros pasan a través de nosotros sin dejar rastro? No podemos. Casi seguro nunca podremos. Quizá sea mejor así.

Ver Post
Sobre el autor Eduardo Roldán
Columnas, reseñas, apuntes a vuelamáquina... El autor cree en el derecho al silencio y al sueño profundo.